“La libertad de expresión es como la salud: cuando falta se da cuenta uno de lo que perdió. Sin ella, el ser humano pierde la dignidad como tal. Por lo tanto, todos debemos luchar para conservarla y pasarla a nuestros hijos, como la mejor herencia. AURELIO NICOLELLA

Páginas

LA “FEMME FATALE” DE CAMBIEMOS

Por Aurelio Nicolella (*)

El cerco se cierra, diría el detective casi al final del desenlace de las películas al mejor estilo del genero de los “films noir” de los años cincuenta, el cine negro o ese género cinematográfico que tanto nos apasiona a los argentinos, donde el detective y su investigación son los ejes centrales de la trama.

Y hoy en este 2017 los argentinos estamos viviendo más que viendo, una de esas películas del cine negro de los cincuenta, con un guion extremadamente cruel. La desaparición forzada de Santiago Maldonado, de confirmarse que la Gendarmería Nacional como fuerza del estado estaría comprometida en esa desaparición más la negativa de la Ministra de Seguridad de la Nación de que ello no fue así y no poner inmediatamente a disponibilidad a los miembros de la fuerza que intervinieron ese 1° de agosto en represión de una protesta en el “Pu Lof” mapuche de Cushamen, provincia del Chubut, haría que se encuentre configurado el delito más grave que hoy tiene el Código Penal de la República Argentina.

Es importante reiterar que el gobierno argentino negó haber detenido a Santiago Maldonado, tanto a través de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich como por el propio presidente Mauricio Macri, y sostuvo que no existen indicios que puedan vincular a la Gendarmería Nacional con el hecho, pero como dijimos al principio “el cerco se cierra”.

Todas las hipótesis fueron desechadas, algunas por ridículas otra por inexistentes:

. Se dijo que Santiago Maldonado estaba en Chile y no estaba;
. Se dijo que lo había llevado un camionero a Entre Ríos y no lo llevó;
. Después se dijo que lo vieron en un mercado y era mentira;
. Que paso a la clandestinidad, para perjudicar al gobierno nacional;
. Se afirmó que Pablo Nocetti estaba de pasada el día del operativo de represión aquel 1° de agosto y resultó ser el jefe del mismo;
. Lo peor se dijo y se sostuvo que había atacado a un puestero, y que los mapuches lo hicieron morir y hasta foto del cuerpo en la morgue se mandaron por las redes y se comprobó que todo fue una invención de la imaginación.
. No se pensó ni un rato en la pobre madre y el pobre hermano.

Desde el martes a la mañana el tema de la desaparición se convirtió en una cuestión de estado para nuestro presidente Mauricio Macri, tuvo que ver que la marcha del viernes 1° de septiembre a un mes de la desaparición de Santiago tuvo repercusión mundial, no así el “acting” de la represión y los disturbios posteriores, que solo unos pocos en el país se lo creyeron, es que no aprendimos los argentinos y el gobierno que al mundo en la era de la tecnología de internet no se lo engaña fácilmente.

El cerco se cierra y como en esas películas del cine negro que hacíamos alusión, a la ministra Patricia Bullrich no le queda mejor el traje de la mujer fatal.

Muchos piden, entre ellos los familiares de Santiago Maldonado la renuncia inmediata de Patricia Bullrich y su procesamiento de rigor de acuerdo a las normas vigentes, no nos podemos amparar en el hecho de que porque la ministra este trabajando bien el tema del narcotráfico, esto le de inmunidad con respecto a lo otro, porque con ello estaríamos en la falacia de quién es buen conductor y respeta las normas de tránsito le debemos perdonar la violencia domestica que ejerce sobre su cónyuge.

Por eso para la investigación de la desaparición de Santiago Maldonado y para el gobierno nacional el problema hoy, es la Ministra de Seguridad de la Nación, los ministros son fusibles, para eso estan, ¿acaso no hay quien reemplace a la ministra en la lucha contra el narcotráfico?, de ser así eso sería grave para el gobierno tan grave como no tener un plan “B” para la economía.

Es una lástima que se haya llegado a un punto donde ya no hay marcha atrás. El presidente no puede esperar más, seguir manteniendo a la Ministra Bullrich en el cargo le ocasionara perder credibilidad ante propios y ajenos, ya es un tema grave el no poder asistir ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (O.N.U.) por más que lo reemplace la vicepresidenta y se quiera justificar la ausencia por problemas de la operación de rodilla, se vuelve aclarar en la era de la tecnología de internet no se engaña fácilmente más a nadie.

En el caso Santiago Maldonado como en las películas del cine negro, los finales suelen ser agridulces, solo nos falta saber si la “femme fatale” (la mujer fatal) que aparenta inofensiva, podrá evadir el cerco de la justicia y de la verdad.

(*) Aurelio Nicolella, es director del blog "Magazine Observador", abogado y periodista italo-argentino.