"La libertad es el derecho que tiene todo hombre a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía" José Marti, político liberal, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano.

EL BATLLISMO UNA IDEOLOGÍA SOCIAL, POLÍTICA Y ECONÓMICA OLVIDADA

Por Aurelio Nicolella

La corriente política, social y económica del “battlismo” nace a principios del siglo XX con su fundador José Batlle y Ordóñez, esta doctrina avanzada para su tiempo fue olvidada en los estantes de las bibliotecas, ya sea por lo convulsionada que fue la mitad de dicho siglo que la vio nacer y otro poco sería porque nació en un pequeño país sudamericano sin peso a nivel mundial como lo es Uruguay.

Los estudiosos de las ciencias económicas en las facultades la suelen mencionar como de paso, digamos.  

Lo cierto que dicha teoría sostiene y como lo pregonaba su creador, él cual sostenía que para el desarrollo de un país y una sociedad el Estado debe controlar aspectos básicos de la economía por medio de monopolios estatales, así como crear un amplio cuerpo de leyes sociales; que como resultado forjaría una sociedad de clases medias bajo el amparo de una economía pujante y de un Estado benefactor, intervencionista y redistribuidor de ganancias.

En 1913 Batlle y Ordóñez publicó unos “Apuntes” en los que expresaba sus ideas, para plasmarla para la posterioridad y para la creación de lo que él consideraba como lo que debería ser un “país modelo”.

Desde su implementación en 1903 se propugnaba un país de clases medias, ya que este extracto de la sociedad es la que mueve los engranajes de toda una nación, permitiendo que aflore la industria, el comercio y todas actividades sociales y económicas que requiere una comunidad civilizada.

La famosa ecuación del “batllismo” es la que pregonaba para que “los ricos fueran menos ricos y para que los pobres fueran menos pobres” y  su fundador consideraba que ese ideal solo podía lograrse por medio de la acción de un Estado intervencionista y redistribuidor. Un Estado que contribuya a las necesidades de los que menos tienen a fin de que puedan lograr autosatisfacerse, para luego el Estado retirarse para que el pobre que ya convertido en clase media transite sin obstáculo el logro como ser humano pleno. Todo ello, basado en mantener un déficit fiscal equilibrado entre la balanza de pagos y los ingresos, con tasas de préstamo baja a fin de poder acceder a créditos baratos para todos los estratos de la sociedad.

También así debería actuar lo mismo en cuanto los emprendimientos que necesitaría una nación o una región del país, el Estado sería el promotor de llevar esa industria o esa transformación o esa necesidad, una vez que la misma sea rentable transferírsela a la iniciativa privada, pero bajo el control del Estado como árbitro regulador a fin de que lo privado no avasalle el bien común de la sociedad y no sea solo negocio cuando es rentable.

Así el “batllismo”, en Uruguay donde se aplicó hasta entrado los años sesenta con su política nacionalizadora, su legislación social avanzada, su economía dirigida con un puntilloso cuidado por los equilibrios macroeconómicos, logró forjar una sociedad mesocrática excepcional en América Latina, a Uruguay la convirtió en la “Suiza de América” a cuyo recuerdo muchos políticos latinoamericanos aún se aferran como nostálgicos.

Las ideas del batllismo nacen del fin de una época en Sudamérica donde finalizan las épocas del caudillismo y las guerras civiles en que se desangraron las distintas naciones. Países como Argentina, Brasil eligen el conservadorismo, otros como Colombia o Venezuela el liberalismo clásico, en cambio en Uruguay a partir de ese momento encara por un camino diverso, Batlle vio un campo fértil para aplicar sus teorías y así el batllismo inició una serie de acciones que se conocen como “el reformismo batllista”.  Garantizando tanto la libertad y la justicia social; sería para Batlle inevitable para una total democracia en el Uruguay.

Las reformas fueron impulsadas y legisladas desde el gobierno, en ese proceso participaron otros grupos políticos del país, como el opositor Partido Nacional, que muchas veces contribuyeron con sus propios proyectos a la reforma. Las principales transformaciones en materia económica se relacionaron con la nacionalización, la estatización y el fomento de la industria. Con estas medidas se buscaba crear trabajo y tener una mayor independencia económica.

Por eso en esa época, el Uruguay era uno de los países más avanzados en cuanto a legislación laboral. Fue entonces cuando se crearon varias leyes de protección a los obreros que lo dignificaron.

Otra reforma social importante fue la legalización del divorcio, los derechos de los niños, de la familia, creándose el primer código a tal fin.

La reforma política propuesta por el batllismo marcó el fin de la Constitución de 1830 y la ampliación del derecho al voto a todos los hombres mayores de 18 años y la separación entre Estado y Religión, hizo retirar todas las imágenes religiosas de los lugares públicos, lo que causó un alto revuelo en la clase alta y en el clero.

También hará del Uruguay el primer país de occidente en abolir la pena de muerte en 1906 sustituyéndola con una pena máxima de 40 años.Se nacionalizarán los Bancos (República, de Seguros, Hipotecario), los ferrocarriles, los puertos, el telégrafo, la luz eléctrica, todos ellos en manos de capitales ingleses.

Se verá también una estrategia de proteccionismo aplicando a las exportaciones, gravando altamente las importaciones, para fomentar la industria nacional a la foránea.

Sobre la reforma agraria el gobierno de Batlle busco implementar medidas que favorecieran la extensión de la riqueza ganadera y para ello inauguro nuevas facultades e instalo centros para investigar y fomentar las formas de cultivo adecuadas, pero no contó con el apoyo de los latifundistas que no apoyaron todas las reformas que traía la ideología “batllista” y esto le genera varios dolores de cabeza, Batlle creía que debían pensar más en el beneficio del país, pero la oligarquía rural incluso lo llega a considerar un traidor.

Lo cierto es que las leyes innovadoras no solo fueron para su país, sino para el mundo entero ya que las leyes laborales y de familia, por citar un ejemplo, fueron pioneras al haberse formulado antes que hasta en los países europeos.

En la segunda mitad del siglo XX iba a surgir una corriente que va a tener en el Batllismo sus principales ideas e iba a ser llamado el “Neobatllismo”, pero  como todo “Neo” pasarían sin penas ni gloria, el mundo comenzaba la guerra fría.


José Pablo Torcuato Batlle Ordóñez murió en Montevideo el 20 de octubre de 1929, aunque sus ideas continuaron un tiempo más, cuando el neoliberalismo copo el mundo con sus ideas “pseudoreligiosas” de cátedras de “Wall Street” y “Chicago Boys” las ideas “batllistas” quedaron en el arcón del olvido de las bibliotecas de economía social, pero están ahí esperando ser desempolvadas y “aggionardas"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El autor del blog no se hace responsable por los comentarios emitidos por los lectores. Gracias.