"La libertad es el derecho que tiene todo hombre a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía" José Marti, político liberal, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano.

EL QUE APUESTA AL DOLAR ¿PIERDE?


--> -->
Por Aurelio Nicolella

El economista Lorenzo Sigaut, ex Ministro de Economía de Argentina, el segundo ministro de dicha cartera en el Proceso de Reorganización Nacional, lo fue desde el 1º de abril de 1981 hasta el 20 de diciembre de 1981, el presidente de facto era Roberto Marcelo Viola, había declarado en aquellos días la desafortunada frase "el que apuesta al dólar pierde", a los pocos días en la Argentina se producía una gran devaluación, en donde precisamente los que cambiaron sus pesos por dólar se beneficiaron, y quienes se mantuvieron en la moneda nacional vieron esfumar su poder adquisitivo, dicha frase es recordado todavía hoy por muchas personas en Argentina.
Hoy en día en cambio, se comenta en el ámbito financiero mundial y los famosos centros del poder económico, que el dólar ya ha perdido encanto y poder, para decirlo en una forma poética, así se determinaría que la moneda estadounidense esta en camino de perder su hegemonía como moneda universalmente reconocida, esa tendencia de despojo, que nunca fue vista tiende a caer en una depreciación nunca vista en su historia, incluso cuando la administración del presidente Richard M. Nixon el 15 de agosto de 1971, dio a conocer al mundo que el gobierno estadounidense había adoptado la medida monetaria más revolucionaria del Siglo XX. La ‘revolución’ consistía en anular el compromiso de pagar con oro el valor del dólar. Fue así que quienes tenían dólares respaldados por la Reserva Federal de los EE.UU. perdieran su valor en el mercado, desde ese momento solo comenzaron a tener papeles verdes sin respaldo, que es lo que muchas personas aficionadas al verde papel no saben.
Pero es bueno saber como el dólar estadounidense llego a ser la moneda de intercambio mercantil exclusiva, desde que la libra Esterlina inglesa perdiera dicho privilegio.
Debemos remontarnos a los acuerdos de “Bretton Woods”, por el año 1944 las potencias aliadas que ya se veían ganar la guerra mundial decidieron que el dólar estadounidense sería la moneda que se tomaría como referencia para las transacciones internacionales, ello debido a que la economía norteamericana había salido fortalecida de la gran guerra.
No hay que olvidar que el dólar incluso fue la moneda de transacción de los países de la orbita soviética durante la guerra fría.
Fue entonces que la mundial aceptación del billete verde como moneda universal estaba respalda por ser la moneda de un país rico con una macroeconomía y microeconomía en constate crecimiento, fui así que todos los mortales creían que el papel verde era en si mismo una garantía, de estabilidad en los países inflacionarios y de ahorro en las economías estables, además siempre tuvo su área de influencia, el área del dólar comprendía Latinoamérica, el Lejano Oriente con Japón ocupada militarmente, China Continental diezmada en una guerra civil entre nacionalistas y comunistas maoístas y Europa de post guerra debido al plan Marshall (1), a la sazón el dólar crecía y a medida que ese crecimiento se producía aumentaba su aceptación, hasta llegar a ser “la reina de las monedas”.
Pero los Estados Unidos del nuevo milenio es muy distinto al de milenio anterior; es un país con 42 millones de pobres, 10 millones de indigentes y 8 millones de indocumentados deambulando por el gran país del norte engrosando la economía informal de la nación, la industria que ya desde los años ochenta había emigrado a lugares como México o al Lejano Oriente (Malasia, India, Tailandia), por los altos costos laborales se encuentra en una recesión al mismo nivel que en la crisis del año 1929, solo se mantiene la industria que tiene que ver con lo militar, los proveedores de las fuerzas armadas estadounidenses, ello debido a los contingentes militares que posee en país como Irak y Afganistán, cabe aclarar que la aventura espartana comenzada por la administración Bush le cuesta a los contribuyentes del “Tío Sam” la friolera de 10 mil millones de dólares al año.
Hoy los EE.UU. son una economía totalmente deprimida. La economía informal supera a la formal en casi la mitad, para cualquier economista esto es precisamente un "default", no por nada es el país mas endeudado del orbe.
La balanza comercial entre exportaciones e importaciones se encuentra totalmente desnivelada, hoy el norteamericano importa más que lo que exporta, esto a la larga hace que la maquina de fabricar verdes trabaje a “full” para tratar de paliar la cantidad de dólares necesarios para hacer frente a esas importaciones.
Mientras tanto los capitales estadounidenses emigran hacia otras economías, es sabido que el principal lugar es la Republica de China, las inversiones americanas llegan a casi 12 mil millones de dólares en el último lustro y va en aumento, también capitales estadounidenses llegan a economías emergentes como en países de la zona de África Subsahariana.
Barack Huseín Obama, su presidente pierde credibilidad popular es así que en las encuestas su apoyo se ve reducido a solo el 40 por ciento frente a los 60 por ciento que se encontraba en los primeros cien días de gobierno, muchos dicen que fue elegido presidente porque muchos políticos en mejor condición que él veían, un panorama gris de la próxima década, y nadie quería agarrar el hierro caliente.
En las grandes ciudades del país, los servicios colapsan a decir de muchos no son los mismos que antaño.
La zona del país del medio oeste americano, lo más representativo del ser norteamericano se halla completamente desconocido, aquellos pueblos en donde transcurría la vida educada y palaciega, hoy ha cambiado, la preocupación económica es tema diario de sus habitantes, siempre el temor que los impuestos de la administración central sean aumentados para paliar el déficit presupuestario.
El americano tipo ve como el dólar pierde ante la moneda europea el Euro, cada vez mas la población de los países emergentes que tiene acceso al ahorro prefiere la moneda comunitaria a la figura de los presidentes estadounidenses, ello impensado años antes.
Otro problema de la economía americana se ve reflejada en América Latina, la que fuera el patio trasero del gran país, “la proveedora de bienes y materia prima”, es allí precisamente donde se hallan los problemas mas cruciales para la administración Obama, encontramos una Venezuela que la enfrenta abiertamente, es a su vez la principal abastecedora de petróleo, se calcula que si el país de Chávez cierra la canilla de petróleo solamente por un día, los EE.UU. perderían cerca de cien millones de dólares por hora.
Brasil, que se encamina a ser la próxima economía mundial y la referente de su región tiene una economía sólida con la que hizo y hace frente a la gran crisis mundial, con las políticas de estado implementadas por el gobierno de Lula Da Silva no solo se redujo la pobreza incorporando a casi veintisiete millones de pobres a la clase media productiva del país sino que se exporta petróleo y su población apuesta por su moneda el "Real", se calcula que en un plazo de cinco años la moneda brasileña será la de transacción para los países al sur del canal de Panamá.
Un tema de estos días son los países latinoamericanos en conjunto hacen fuerza contra Colombia, aliada de EE.UU. en la región, que pretende instalar bases estadounidenses con el fin de combatir a la insurgencia armada, eso es lo que se dice, pero la Colombia de Uribe se debate y no sabe que rumbo tomar o quedar pegada a EE.UU. o aislarse de los países de la America Latina.
Incluso Puerto Rico el estado asociado a la unión pretende empezar a despegar de Washington, hay fuertes declaraciones de independencia, ya los subsidios que otrora gozaba del gobierno federal fueron drásticamente reducidos y con ello la economía isleña cayo en déficit comercial.
Este es el panorama de la economía que sustenta al dólar, una moneda que esta en decadencia, la mayoría de la gente, en países como el nuestro están acostumbrada a ahorrar en dólares y es precisamente por esa cultura tradicionalista es que tarda en entender que la moneda fuerte, hoy está “knock out”.
Vladimir Putin, el ex presidente ruso, en setiembre del 2008 dijo: "La economía mundial no puede depender de una máquina de imprimir dinero", ello era dicho en clara alusión a la moneda estadounidense. La administración americana debe entender que fabricar mas dólares no saneara el quebranto de la economía.
Lo cierto es que el dólar va camino a dejar de ser la moneda de referencia, la que era preferida para ahorristas, el mercado bursátil tiene un abanico de propuestas para los ahorristas, Esta latente el temor de una devolución del dólar, que una mañana nos levantemos y la Reserva Federal comunique en esas suntuosas reuniones a que nos tiene acostumbrado, nuestros mil dólares ahorrados valen como si fueran quinientos de ayer. Entonces parafraseando al ex Ministro argentino “apostamos al dólar y perdimos”, pero no nos hagamos problema, nadie es profeta en su tierra.

Nota: (1) Plan Marshall (denominado oficialmente European Recovery Program o ERP) fue el principal plan de los Estados Unidos para la reconstrucción de los países europeos después de la Segunda Guerra Mundial, que a la vez estaba destinado a contener un posible avance del comunismo.

Aurelio Nicolella, nació en Lanús, Provincia de Buenos Aires, el día 11 de septiembre de 1962, es abogado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El autor del blog no se hace responsable por los comentarios emitidos por los lectores. Gracias.