“La libertad de expresión es como la salud: cuando falta se da cuenta uno de lo que perdió. Sin ella, el ser humano pierde la dignidad como tal. Por lo tanto, todos debemos luchar para conservarla y pasarla a nuestros hijos, como la mejor herencia. AURELIO NICOLELLA

Páginas

MARTIN LUTERO Y SU PERSECUCIÓN A LOS JUDÍOS

Por Aurelio Nicolella

"....Ya me he convencido de no escribir mas sobre los judíos o en contra de ellos. Pero desde que me enteré de que aquellos miserables y malditos no cesan de ser un engaño para ellos mismos y para nosotros los cristianos. Yo he publicado este pequeño libro para que yo pueda ser encontrado entre aquellos que se oponen a las actividades ponzoñosas de los judíos y como alguien que advierte a los cristianos para que no baje la guardia contra ellos..." 
Así comienza el capítulo primero del libro sobre "Von den Juden und ihren Lügen" (Los judíos y sus mentiras) y en el podemos encontrar entre muchas frases como, "...Contra los judíos hay que realizar acciones como quemar sus sinagogas, destruir sus libros de oración, prohibir predicar a los rabinos, aplastar y destruir sus casas, incautarse de sus propiedades, confiscar su dinero y obligar a esos gusanos venenosos a realizar trabajos forzados o expulsarlos para siempre. Yo les sacaría la lengua de la garganta. Los judíos, en una palabra, no deben ser tolerados...", o otras tan desgarradoras como "...sus alientos apestan por el oro y la plata de los infieles; porque no hay gente sobre la tierra que sea, haya sido o será, más avara que ellos, como pueden ser vistos en su maldita usura. Entonces sepan, mis queridos cristianos, que después del diablo, no hay nada más agrio, más ponzoñoso, mas vehemente y enemigo que un verdadero judío que realmente desea ser judío... ¿Acaso no es su Talmud y sus rabinos que escriben que no es pecado si un judío mata a un infiel, pero que si es pecado si mata a un hermano en Israel? No es pecado si no mantiene su juramento a un infiel. Entonces, el robar y asaltar -como lo hacen con sus prestamos - a un infiel, es un servicio divino... ¿Qué debemos de hacer con este rechazado y condenado, pueblo judío?..."
 
Martín Lutero
Estas palabras que parecieran ser dichas durante el reinado del Tercer "Reich" por algún jerarca nazi, fueron dichas casi cuatrocientos años antes por Martín Lutero, el fraile agustino, el gran reformador protestante del siglo XVI, el que separó a millones de europeos católicos del yugó y de las garras diabólicas del Papa romano.
Estas enfurecidas palabras escritas en su libro "Von den Juden und ihren Lügen" (Sobre los judíos y sus mentiras), publicado en 1543, demuestran que Martín Lutero era antisemita declarado, en sus predicas en el templo como en sus reuniones con los gobernantes europeos que comulgaban con su posición religiosa, a veces por provecho personal y económico, no dejaban sin mencionar frases como "...Yo les sacaría la lengua de la garganta. Los judíos, en una palabra, no deben ser tolerados..."
Lo cierto es que hoy en día muchos teólogos y pastores evangélicos, así como gran parte del judaísmo actual piensan abiertamente que el "Él gran Reformador Protestante" era un antisemita con rasgos pronazi que odiaba a todos los judíos y que de sus expresiones surge que los quiso exterminar.
Lutero explicando al  Papa su reforma
Aunque encontremos algunos que sostienen que Lutero no fue antisemita, ni un pronazi, y que si bien en sus escritos atacaba a los judíos se lo debe ubicar en el contexto de su tiempo y en la época en que le toco realizar el cisma más grande del cristianismo.
El pastor luterano Hans Muller dice al respecto, "...que sostener que Lutero sea un perseguidor de judíos es una teoría perversa y diabólica, pretenden con ello perjudicar al hombre que con su visión y con el alcance de la tecnología de entonces, la imprenta, sus escritos se leyeron en toda Alemania y ejercieron influencia sobre otros muchos reformadores y pensadores, dando origen a diversas tradiciones protestantes en Europa y en el resto del mundo, eso es lo que vale y lo que debe prevalecer de Lutero...", desde la década de 1980, los grupos y organizaciones de la Iglesia luterana han condenado estos escritos, aunque no consideran que Lutero fuese antisemita para ello afirman que si uno examina la obra tanto de Hitler como de Lutero ve que las causas de su antisemitismo eran distintas:
Lutero basaba su antisemitismo en que los judíos rechazaron a Cristo y se resistían a creer en Él, mientras que Hitler les achacaba todos los males de la sociedad y la opresión del pueblo alemán.
Libro escrito por Martín Lutero
Lo cierto es que las opiniones de Lutero sobre los judíos y su pueblo han tomadas como antisemitismo racial o religioso, o sea como antijudaísmo. Cabe recordar que el mismo Lutero siendo fraile agustino y católico romano en sus inicios pensaba que los judíos no habían creído y puesto su fe en Jesús a causa de los errores de los cristianos y de la proclamación de lo que para él era un evangelio impuro. Él mismo manifestaba que los judíos se convertirían al cristianismo si se presentaba el sacrificio de Jesús y su mensaje evangélico en la forma de que ellos pudieran acogerlo y entenderlo. Pero lo cierto es que cuando descubrió con el paso del tiempo que no era así, que el pueblo escogido por Dios no tenía intenciones de aceptar el mensaje de Jesús los comenzó a atacar con furia y los judíos pasaron a ser responsables de todos los males del cristianismo.
Quema pública de judíos
Pero analizando sus escritos se llega a la conclusión que sus opiniones son tan radicales en cuanto a los hebreos, que incluso llegan a ser contrarias al legado de Cristo que predicaba: "El amor entre los hombres y los enemigos".
Para el historiador británico Paul Johnson, "Sobre los judíos y sus mentiras" es el "...primer trabajo del antisemitismo moderno y un paso de gigante en el camino hacia el holocausto..."
Grabado de la época venta de indulgencias
No debemos olvidar que cuatro siglos después de haber sido escritos, los nazis citaron los ensayos de Lutero para justificar la Solución Final. Mas aún algunos estudiosos han atribuido la "Solución Final Nazi" *, directamente a Martín Lutero, aunque haya algunos que refutan esta apreciación. Lo real es que los jerarcas nazis llevados a juicios durante el Tribunal de Crímenes de Guerra de Nuremberg del año 1946, alegaron en verdad que ellos no habían hecho otra cosa más que ejecutar lo que Martín Lutero había ordenado cuatro centurias antes, "la exterminación del pueblo judío". Hitler, como todo hábil político, utilizó el escrito de Lutero contra los judíos para influir negativamente en el pueblo alemán, en aquel entonces, mayoritariamente luterano, por lo que hizo reimprimir y repartir el libro de Lutero.
Para Elías Bernard al respecto manifiesta "...que antes que Hitler escribiera el "Mein Kampf", antes de que Henry Ford escribiera "El Judío Internacional", Martín Lutero el líder mayor del protestantismo ya estaba encendiendo los ánimos contra los judíos, con Sobre los judíos y sus mentiras...", "...antisemitismo el cual mas tarde pusiera en ejecución los pueblos protestantes a través de los años hasta su culminación en la Segunda Guerra Mundial liderada por Adolfo Hitler quien se consideraba un modelo cristiano al combatir a los judíos..."
Lutero pegando sus famosas 95 tésis
Según la opinión del Dr. Robert Michael, parece que "...Lutero también aprobaba el asesinato de judíos..." y esto debe haber sido así ya que los judíos comenzaron a ser perseguidos en todos los reinos europeos, algunas veces recluidos en "ghettos" mucho antes que lo hicieran así los estados papales.
Aunque no esta determinado científicamente la cantidad de judíos muertos durante ese período es muy probable que muchos judíos alemanes y del centro de Europa, de aquellos tiempos hayan comenzado una diáspora hacia Rusia zarista donde eran tolerados por los Cristianos Ortodoxos y podían practicar su fe y desarrollarse socialmente y económicamente.
La historia no puede ignorar que la estupidez humana no reconoce límites, ni temporales, ni geográficos, ni raciales, ni de ninguna índole. Las palabras escritas por Lutero hace cuatrocientos años reflejan ello. Lo cierto es que nadie hoy puede negar que el pensamiento de Lutero influyo en el cambio de un cristianismo aburguesado que nada tenia que ver con el mensaje de Jesús y su evangelio, con su posición posibilito y abrió el cristianismo a un mundo nuevo que permitió la existencia de la contrarreforma en la iglesia Católica Apostólica Romana entre otros movimientos religiosos, pero lo cierto es que también influyo en el camino que comenzaba a tomar parte de la Europa el de la intolerancia religiosa y racial, que desemboco en la persecución y muerte de cuatrocientos años después.


* Solución Final Nazi: También conocida como solución final al problema judío (Endlösung der Judenfrage, en alemán), es el nombre del plan de la Alemania nazi para ejecutar el genocidio sistemático de la población judía europea durante la Segunda Guerra Mundial. Su puesta en práctica, conocida posteriormente como Holocausto o shoah, supuso la deportación sistemática y exterminio posterior de toda persona clasificada como étnicamente judía, con independencia de su religión. El término fue acuñado por Adolf Eichmann, un funcionario nazi que supervisó en primera instancia la campaña, a la que antes se denominaba reinstalación. Adolf Eichmann vivió prófugo en Argentina durante casi veinte años hasta que fue secuestrado en 1960 por un grupo comando israelí y llevado a Israel donde fue condenado a muerte por crímenes de lesa humanidad y sus cenizas arrojados al mar.