"La libertad es el derecho que tiene todo hombre a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía" José Marti, político liberal, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano.

LOS TRES PILARES QUE MANTIENEN AL CHAVISMO EN VENEZUELA

Por Aurelio Nicolella

Para leer el presente de un país  y predecir su futuro, hay que investigar en su historia, porque muy pocos pueblos repiten su propia historia.

Para entender la actualidad de la República Bolivariana de Venezuela, hay que bucear en su historia, adentrarse en la sociología de su pueblo. La historia de Venezuela es tan rica y especialmente encantadora como las de casi todas las naciones latinoamericanas.

Además, en Venezuela es donde mejor se ve y se nota la famosa “grieta” que desde siempre en América Latina existió y que hoy se palpa en cada rincón de muchos de los países al sur del Río Bravo.

Venezuela en su vida independiente tuvo que afrontar el primer bloqueo económico de las potencias centrales de ese entonces, el Imperio Británico, el Imperio Alemán y el Reino de Italia con sus poderosas marinas militares allá por 1902-1903. Así surgió la Doctrina Drago, como una protesta por parte del argentino Luis María Drago frente a la actitud pasiva de los Estados Unidos para resolver dicho conflicto, estableciendo que ningún Estado extranjero puede utilizar la fuerza contra una nación americana con la finalidad de cobrar una deuda financiera.

A partir de aquella situación internacional, las fuerzas armadas de Venezuela comenzaron a vivir una transformación típicamente de derecha ya que la situación internacional con el marxismo explotando en el mundo requería fuerzas militares fiscalizadoras de cualquier pensamiento comunista, todo ello fomentado por los Estados Unidos de América. Así es como llega al poder Marcos Pérez Jiménez. Durante sus periodos a cargo del ejecutivo, las manifestaciones masivas opositoras en su contra fueron reprimidas por parte de su gobierno. La oposición partidaria acallada y exiliada en Miami, Florida. Durante el gobierno de Pérez Jiménez siendo de derecha hubo ciertas conquistas sociales para el pueblo y las mejoras del país se notaron. El pueblo aunque privado de libertad política gozó de cierta seguridad social.

Pero el gobierno de Pérez Jiménez no dejaba de ser un gobierno dictatorial y molesto ya que había comenzado a no acatar las órdenes que Washington enviaba. Además, Venezuela comenzaba a descubrir su gran riqueza natural, el petróleo, y el oro negro no podía quedar según el “Tío Sam” en manos de un dictador imprevisible y revoltoso.

Así Pérez  Jiménez fue derrocado por los propios militares y mandado al exilio, de a poco comenzó un desmantelamiento de las Fuerzas Armadas Venezolanas, dándole más una asignación como una Guardia Nacional a la Fulgencio Batista de Cuba que a una potencia militar. También el pueblo tuvo que ver como muchas de las conquistas sociales eran perdidas, se instauró lo que se llama en geopolítica una “democracia monitoreada” desde Estados Unidos, inaugurando un periodo de elecciones entre partidos, siendo el primer presidente Rómulo Betancourt  desde 1959 a 1964.

Lo cierto fue que la “Democracia monitoreada” venezolana sirvió para que habitantes de otras partes de América Latina que sufrían dictaduras asesinas en sus países pudieran exiliarse en el país de Bolívar.

Venezuela a través del Ministro de Minas e Hidrocarburos de Juan Pablo Pérez Alfonzo fue miembro fundador junto a los países árabes de la “Organización de Países Exportadores de Petróleo” (O.P.E.P.) que fuera fundada el 14 de septiembre de 1960.

No obstante, la desigualdad social entre la población se incrementó, el grado de desocupación e indigencia en el país caribeño llego a cifras siderales. La brecha de clases fue siempre en ascenso durante este periodo de la historia venezolana.

Carlos Andrés Pérez llega a la presidencia por segunda vez en 1988, pensando que repetiría las pocas mejoras económicas de su primera presidencia. Durante su mandato buscó solventar la recesión que ya era alarmante, adoptó medidas que originaron grandes protestas sociales, la más grande siendo el Caracazo de 1989, la mayor que se tenga en cuenta en la historia mundial por los saqueos y la cantidad de muertos y heridos.

Se produjeron dos intentos de golpe de Estado en febrero y en noviembre de 1992 encabezados por Hugo Rafael Chávez Frías. Pérez fue finalmente destituido por el Congreso en 1993. Octavio Lepage fue Presidente provisional por pocos días, hasta que el historiador y parlamentario Ramón José Velázquez fue designado como interino. Luego Rafael Caldera llega a la presidencia pero la crisis bancaria y financiera dio el golpe de gracia a la “Democracia Monitoreada”. El mundo había cambiado y todo ello fue campo fértil para que Chávez ganara las elecciones de 1998.
Chávez comenzó de a poco a instaurar su Revolución llamada Bolivariana y sostenida en principios socialistas con alto contenido de la Doctrina Social de la Iglesia.

Entre sus medidas sociales posibilitó a la clase baja, sometida por décadas a estar debajo de la línea de pobreza y en condiciones de indigencia, a poseer una mejor calidad de vida.

Otro punto importante fue devolver a las Fuerzas Armadas Venezolanas el orgullo de antaño, las mismas fueron equipadas y modernizadas, los militares pudieron viajar por el mundo a distintos cursos sin ser discriminados o ser vistos como una fuerza de menor jerarquía. Todo ello se pudo ver patente en la obediencia a Chávez en el frustrado golpe de estado de 2002 donde los mandos intermedios y bajos se mantuvieron leales al gobierno.

La Venezuela de Maduro se mantiene en pie por la lealtad de las Fuerzas Armadas de Venezuela, a ellas no se le está garantizado que fuera del régimen chavista no terminen disgregadas como ocurrió en Argentina,  o a un plano simbólico como en Chile, Perú y Brasil.

Los políticos de Estados Unidos en baja voz suele decir que prefieren a Maduro, símbolo del chavismo, que en un futuro incierto la oposición no parece garantes de los intereses del “Tío Sam”, que el coste lo sufra el pueblo no es motivo del estadounidense para rasgarse las vestiduras. Por eso el país del norte nunca ha dejado de comprarle el petróleo a Venezuela, además económicamente llevaría a una situación imprevisible reemplazar el petróleo que llega de Venezuela, que es más barato debido a los fletes, que traerlo de Medio Oriente por ejemplo, más caro y más conflictivo.

La grieta venezolana hoy no afecta al gobierno de Maduro, porque dicho gobierno se mantiene por tres pilares. La clase baja que habiendo conseguido o vivido alguna mejora sabe lo que es volver al pasado con lo cual nada tiene que perder, saben que con el chavismo y su Revolución Bolivariana tendrán aunque sea la consideración de ser visibles y no como épocas transitadas eran olvidadas. El otro pilar son las Fuerzas Armadas conscientes de lo que les puede pasar con un régimen diferente al chavista, y el tercer pilar los Estados Unidos que por lo dicho anteriormente no se arriesgaría a cambiar, mejor malo conocido que bueno por conocer.


Por eso será muy difícil creer que el chavismo deje de existir en Venezuela o sea fácil sacarlo del poder, en todo caso el proceso de recambio deberá ser lento y no traumático, eso es lo que los que manejan el orden mundial pretenden, por arriba de la escasez de alimentos, de las manifestaciones multitudinarias y de los muertos de Venezuela de cada día.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El autor del blog no se hace responsable por los comentarios emitidos por los lectores. Gracias.