"La libertad es el derecho que tiene todo hombre a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía" José Marti, político liberal, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano.

IL BUONO, IL BRUTTO, IL CATTIVO



Por Octavio Daniel Curto (*)

Uno de los más obvios lugares comunes es el que dice que la realidad supera a la ficción. Y es cierto, aunque lo que nadie dice es que cuando la realidad imita a la ficción, aquella se convierte en un engendro deforme que asusta hasta al más valiente.

Uno de los dos géneros cinematográficos que Hollywood popularizó más en el mundo durante las décadas de 1920, 1930 y 1940 fue el del western, hasta que éste comenzó a declinar en la posguerra, quedando relegado al olvido (como grandes superproducciones), salvo por algunas series televisivas populares en la década de 1950 tales como “Caravana”, “Rin Tin Tin” o “El hombre del rifle”. 

Pero las “películas de vaqueros” podían dar todavía mucho, y de ello se dieron cuenta los italianos quienes a lo largo de las décadas de 1960 y 1970, con películas propias, relanzaron el género que fue rebautizado a nivel mundial como spaghetti western. Este relanzamiento comenzó casi como una parodia del héroe de las películas americanas el cual era totalmente bueno, honesto, ético, respetuoso de la vida humana hasta la exageración, limpio y hasta perfectamente afeitado y peinado con gomina durante casi todo el film; sus equivalentes italianas mostraban personajes que no eran héroes, sino hombres comunes que hacían lo necesario para sobrevivir (incluso matar, hiciera falta o no), moralmente ambiguos y bastante sucios, como se esperaría de las normas de higiene del Viejo Oeste en el siglo XIX.

Uno de los mejores filmes, no sólo de esta clase, sino de todos los tiempos, fue “Il buono, il brutto, il cattivo” del año 1966, con música y dirección del legendario Ennio Morricone y el mítico Sergio Leone respectivamente. El título, traducido literalmente, significa: “El bueno, el feo, el malo”, aunque en Latinoamérica fue conocida con el de El bueno, el malo y el feo, protagonizada por Clint Eastwood (como Rubio o “el bueno”), Lee Van Cleef (como Sentencia o “el malo”) y Eli Wallach (como Tuco o “el feo”).

La trama no era genial, pero sí novedosa en el género y ambientada en el “far west” durante la Guerra de Secesión Norteamericana: Rubio (el bueno) era un cazarrecompensas con una extraña asociación por conveniencia con un asesino y ladrón llamado Tuco; tienen una pelea y “el feo” lleva a “el bueno” a morir al desierto, momento en el que se cruzan con una diligencia del ejército del sur en la que iba un soldado moribundo que les habla de un enorme tesoro escondido bajo tierra. Pero el soldado, agonizante, alcanza a decirle a Tuco el nombre del cementerio y a Rubio el de la tumba donde las monedas se hallaban enterradas. Así, de enemigos se ven obligados a volverse aliados porque cada uno posee la mitad del secreto y se necesitan para volverse ricos. Sin embargo, en su búsqueda se cruzan con Sentencia, un pistolero a sueldo que había tomado conocimiento en otro pueblo del secreto del tesoro escondido. Ninguno de los tres tiene escrúpulo alguno para hacerse de las monedas de oro, mintiendo, engañando, abandonando o matando a quien sea para lograrlo. Al final logran llegar al cementerio y Rubio propone un duelo entre los tres para que el ganador obtenga el dinero, para lo cual escribe el nombre de la tumba en una piedra que coloca en el centro de una superficie circular empedrada donde se batirán a duelo; luego de momentos de tensión, Sentencia desenfunda y apunta a Rubio que desenfunda más rápido y dispara primero, sin preocuparse de Tuco ya que había tomado la precaución de descargar en secreto su revólver por si acaso. En la penúltima escena del film, cuando se da a conocer la identidad de la tumba, Rubio le dice a Tuco: “El mundo se divide en dos, los que tienen el arma cargada y los que cavan. Ahora, tú cavas”.

Resulta entretenida la actividad intelectual de buscar metáforas, construcciones comparativas y sinécdoques, así como observar el modo en que la realidad, a pesar de superar a la ficción, a veces la imita convirtiéndose en un engendro. Ya dijo Umberto Eco que todo texto está repleto, plagado de intersticios, de enormes espacios en blanco que exigen ser rellenados y completados, pero quien debe hacerlo no es el autor, sino el lector; por tal motivo, este artículo sólo dará las pistas y deberá ser el querido lector quien complete el resto en el modo que más le agrade.

No es necesaria una exagerada dosis de imaginación para darse cuenta de que la realidad de nuestro país en estas elecciones legislativas está imitando a la ficción de la película a la que me referí más arriba o ut supra (debería decir como abogado); pero es necesario aclarar que los protagonistas de esta realidad nuestra no necesariamente son los que figuran en las listas de candidatos a legisladores, ya que esta elección es un posible vaticinio de lo que puede ocurrir dentro de poco más de dos años, por lo cual las verdaderas estrellas de este film son las cabezas de las expresiones políticas que intervendrán en los comicios.

No me cansaré de aclarar que se trata de “funciones” que cumplen los personajes en una trama, y no de descripciones estéticas ni morales. Así, hecha la aclaración, se vuelve perfectamente visible que el papel de Rubio es interpretado por el presidente, el de Tuco, por el ex jefe de gabinete y el de Sentencia por la ex presidente: así están planteadas las funciones actanciales de “el bueno”, “el feo” y “el malo”, aunque éste último en su versión femenina. Los dos primeros se perciben tan cercanos uno del otro cuanto lejos se sienten de la última, del mismo modo que en la película Rubio y Tuco intentan cubrirse mutuamente de Sentencia y sus pistoleros (entiéndase “patota”); aún más, aunque ambos se miran con desconfianza, saben que conjuntamente, aunque nominalmente por separado, deben vencer a la nueva Sentencia. Y si la historia se repitiese como en el film, los beneficiados serían el presidente y el ex jefe de gabinete, mientras que el rol de vencida recaería en la ex presidente.

El proceso comicial que se aproxima (considerando tanto la elección primaria como la general) nos ubican, cronológicamente, en la mitad de la película; y el gran premio, el tesoro escondido por el cual pugnan los tres es, ni más ni menos, que el sillón de Rivadavia y todo el poder y la riqueza que esa poltrona otorga a quien logra sentarse en ella, aunque más no sea por cuatro años.

Pero, entonces, de los tres personajes enfrentados ¿quiénes son los buenos y quiénes los malos? En los westerns americanos, los directores, sabiendo que el público podía confundirse en distinguir entre héroes y villanos, idearon un recurso visual: los primeros portaban sombreros blancos y los últimos, sombreros negros. Pero recordemos que en los westerns italianos todos los personajes son malos, en mayor o menor medida; y, como si eso fuera poco, el ambiente salvaje y sin ley del Wild West les otorga el lujo de que ninguna institución legal y civilizada los detenga, a menos que se encuentren con otro pistolero más rápido o tramposo que ponga fin a su carrera. Exactamente igual que en la política de nuestro país.

¿Cómo será el final de esta vernácula imitación de “Il buono, il brutto, il cattivo”? No lo sé, en realidad, pero sospecho que podremos verlo en el último capítulo que saldrá al aire en octubre de 2019 y que el vencedor será (según palabras de Rubio) quien tenga el revólver cargado, pues los otros deberán ponerse a cavar.

(*) Octavio Daniel Curto, es abogado, intelectual, pensador, profesor de lengua y literatura, argentino.

28 comentarios:

  1. Jajaj,esta buena la comapraraciom

    ResponderEliminar
  2. Me permito hacerle una apreciacion al autor de la nota desde un punto de vista real es comun que los politicos no quieran ser comparados con situaciones ficticias pero lo real es que como ud dice la realidad supera la ficcion los politicos de argentina se la cfreen y piensan que actuan cuando tienen q' trabajar para el bien comun. Buena nota

    ResponderEliminar
  3. ANDRES_69 DE ALSINA25 de julio de 2017, 05:49

    qUE LINDOE RECUERDOSLOS SPAGUETI WESTER PENSAR QUE LOS YANQUIS LOS DENIGRABAN POR ESO LE PUSIERON SPAGUETI

    ResponderEliminar
  4. Manto Negro Lomas Residencial25 de julio de 2017, 05:53

    X FIN NICOLELA ABRIO PARA QUE OTROS ESCRIBAN YA ME ABURRIAN SUS NOTAS NICOLELA AHORA ES OTRA COSA ME VOLVI A SUSCRIBIR AL BLOG. JAJAJAJA

    ResponderEliminar
  5. Edgardo Dibertini de Caballito25 de julio de 2017, 06:01

    Leerlo Dr. Curto motiva a estudiar, a leer y a perfeccionarse, leí esta nota y la anterior me deja pensando eso es bueno. Soy profesor de letras en la UBA y uso el recurso de usar film para hacer pensar a mis alumnados. Felicitaciones por el giro del blog y escucho los programas radiales, espero que terminada este período de elecciones retome con invitados menos políticos en la radio. Saludos desde Caballito.

    ResponderEliminar
  6. mematalimon de la ezeiza imperial25 de julio de 2017, 06:06

    El mundo se divide en dos, los que tienen el arma cargada y los que cavan. Ahora, tú cavas, jajaja bien de tano mafioso muy bueno

    ResponderEliminar
  7. Viviana de Sarandí25 de julio de 2017, 06:15

    que ganas de volver a ver la película alguien me puede decir donde la puedo ver? please, thank you

    ResponderEliminar
  8. Veo la repercusion que tiene esta nota del Magacin Observador y no Magazine Observador ello es producto que estamos aconstumbrados a la tinellizacion entonces cuando alguien nos hace pensar hacemos dos cosas lo obviamos o nos ponemos a pensar, para los primeros parece una nota infantil para el que piensa es un analisis de la realidad de este puto pais que nos toco vivir

    ResponderEliminar
  9. Me gustaria que algun dia escriban sobre el periodismo hoy en dia no existe libertad de prensa sino libertad de empresa por eso no tenemos buena infomracion por eso Yono de balvanera tiene repecusion la nota en el pais de los ciegos el tuerto es rey

    ResponderEliminar
  10. Cuando el autor de esta nota habla de la Guerra de Secesión Norteamericana me hubiera gustado o si puede hablar de lo importante que fue para USA se hizo para abolir la esclavitud y sin embargo se cambio una esclavitud por otra la esclavitud de la era industrial que aún padecemos. Estaría buena una nota. Felicitaciones por la nota se da cuenta uno que es profesor de literatura, no como Aurelio que al ser abogado se va por la tangente, las hace muy largas las notas jajaja Saludos a todos los del blog.

    ResponderEliminar
  11. MUY BUENA LA NOTA, TRANSPARENTE Y DON AURELIO NO LE HAGA CASO A OLIVERIO NO LE GUSTAN LOS QUE LLEVAN APELLIDO ITALICOS. SALUDOS A TODOS LOS DEL BLOG Y A LOS COMENTARISTAS.

    ResponderEliminar
  12. Norberto Fernandez de Pyñeiro25 de julio de 2017, 08:57

    Esta muy bueno el replanteo, termina siendo todo esto un show meduatico como la pelicula,jajaja

    ResponderEliminar
  13. Ana María de Ramallo25 de julio de 2017, 08:58

    Muy bueno!!

    ResponderEliminar
  14. Carlitos el supermacho25 de julio de 2017, 10:09

    Jajajaja, viva la ley del oeste, meta bala y bala

    ResponderEliminar
  15. Interesante nota. Muy bien la forma de ver nuestra triste realidad. Sinceramente estamos condenados. Saludos Néstor.

    ResponderEliminar
  16. Guillermo de Montevideo URUGUAY25 de julio de 2017, 18:34

    Oliverio la guerra civil de los americanos es importante es una mas que forjo a los americanos como una gran nación siempre nos olvidamos que los estados unidos tenien muertos en todas las guerras n la guerra hispano americana muerieron caso 50.000 norteamercianos y asi la historia. Por eso es un gran paìs. Me gustaria que el autor escriba sobre la guerra civil de los E.U.

    ResponderEliminar
  17. Gracias, Edgardo de Caballito. Me alegra saber que facilito de algún modo el pensamiento y la reflexión.

    ResponderEliminar
  18. Viviana de Sarandi, la película completa está en YouTube, tanto con subtítulos como en español.

    ResponderEliminar
  19. a se van a acordar de lo que digo el dolar vale 26 pesos hoy esta barato ahora si pueden compren ya todo lo que puedan!!esta gente esta haciendo un desastre con la economía ,cuando salte todo mientras seguimos hablando de bicisendas, de De Vídeo,de CArrio,Pedro el volcán dentro de poco entera en erupción y estos nenes bien se rajasn con toda la guita afuera,o poirqsue te crees que el propio ministro de economía tiene todo en el exterior??y acá preocupados con Lanata deportado,todo humo!!!!!posible corralito si. O hay un cambio de timón en economiua gas!!

    ResponderEliminar
  20. Hola Octavio!!! Me alegra tu presente, como profesor y sobre todo de literatura!!! Muy bien; muy buena la nota comparando a los “candidatos” para el 2019 con la película italiana, que, creo haber visto, pero no me gusto.- Vos fuiste el primer colega que fue “amigable” por decirlo de alguna manera, en los Tribunales de Lomas de Zamora, cuando me veías me decías o me llamabas con una palabra calabresa o siciliana no recuerdo, han pasado casi treinta años. Lo que recuerdo bien es que fuiste conmigo una muy buena persona, confiable, siempre predispuesto a ayudarme en algo, desgraciadamente no pudimos consolidar una amistad por razones de distancia, tiempo, el retiro tuyo de la profesión; en fin esas cosas que tiene la vida, ... Espero volver a leer muchos artículos tuyos. Un abrazo enorme, Jorge, el boga que trabajaba en La Plata y hacia Lomas a las corridas.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo Jorge!!!! Me alegro que te hayas acordado!!! Que Dios te conserve la memoria y sigas leyendo mis notas. Gracias!!!!

      Eliminar
    2. Jorge, por favor, recordame tu apellido que no recuerdo después de tantos años. Otro abrazo.

      Eliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Pido disculpas, pero el celular se volvió loco y repitió tres veces el mismo mensaje. Perdón.

    ResponderEliminar

El autor del blog no se hace responsable por los comentarios emitidos por los lectores. Gracias.