"La libertad es el derecho que tiene todo hombre a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía" José Marti, político liberal, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano.

EVOCAN AL AUTOR DE "EL GATOPARDO"

El mundo literario italiano y del mundo recuerda en estos días a Giuseppe Tomasi di Lampedusa, muerto hace 60 años en Roma y autor de "El Gatopardo", una de las novelas europeas clave del '900 y primer "best-seller" en la historia de la literatura de la Península.

Tomasi di Lampedusa, que se definía "escritor, pero de profesión príncipe", era un noble siciliano -había nacido en Palermo- taciturno y solitario, quien logró ganar el más importante premio literario italiano, el "Strega", en el 1959, dos años después de morir (el 23 de julio del 1957).

Su título de nobleza era sin duda largo y lleno de referencias históricas, visto que tenía, entre otros títulos, los de "Duque de Palma, Príncipe de Lampedusa, Barón de la Torretta". Mientras prestaba servicio como oficial de artillería fue capturado por los austriacos en Caporetto (batalla del 1917, durante la Primera Guerra Mundial), llevado por el enemigo a Hungría, desde donde regresó a pie a Italia tras lograr huir del lugar donde había sido encarcelado.

Se casó con una mujer que estudiaba psicoanálisis, Alexandra Wolff Somtersee, de la que se separó. A lo largo de toda su vida estuvo al frente de la empresa agrícola familiar, además de ser presidente en Sicilia de la Cruz Roja italiana.

Comenzó a escribir el que se habría de convertir en una obra de arte tras un encuentro con el poeta Eugenio Montale (Nobel de literatura en el 1975) y la novelista Maria Bellonci.
"El Gatopardo" es una novela histórica que anticipó muchos de las temáticas más importantes de la Italia de la época a través de la historia de la decadencia de una familia y de una "casta" que iba perdiendo terreno mientras emergían nuevas clases sociales. Ambientada en la Sicilia del Resurgimiento y del desembarque de Garibaldi y sus hombres en esa isla, el protagonista del libro es el príncipe Fabrizio Salina, inspirado en la figura del bisabuelo del escritor, el príncipe Giulio Fabrizio Tomasi.

El libro vendió 100 mil copias, una enormidad para esos tiempos y entró en la historia no sólo por su éxito sino también por haber sido una de las "distracciones" más importantes de la industria editorial italiana.

Tomasi di Lampedusa intentó, sin lograrlo, hacerlo publicar por dos grandes editoriales del país, Mondadori y Einaudi.

"Il Gattopardo" salió finalmente a la venta publicado por Feltrinelli tras la muerte del autor gracias a otro escritor, Giorgio Bassani: ganó el premio "Strega" en el 1959 derrotando a otros dos grandes trabajos de esos años, "La casa de la vida" del crítico literario y escritor Mario Praz y "Una vida violenta" de Pier Paolo Pasolini.

El libro escaló rápidamente las ventas mientras se iba convirtiendo en un "caso" político-literario, visto que fue acusado de ser una novela "derechista", evaluación completamente errada. El mundo conoció a "El Gatopardo" sobre todo a raíz de la célebre película interpretada por Burt Lancaster y dirigida por Luchino Visconti: de hecho, es uno de los filmes más bellos del gran realizador italiano.

Hay una escena de la película que entró en la historia del cine, aquella en la que Alain Delon y Claudia Cardinale bailan un vals. El filme se llevó la Palma de Oro de Cannes en el 1963.

Fuente:   ANSA.

EL TÉRMINO "GATOPARDISMO"

Palabra derivada del italiano “Gattopardo”, que es el título de la novela del escritor siciliano Giuseppe Tomasi, príncipe de Lampedusa (1896-1957), que habla de la decadencia de la nobleza siciliana en la época de la unificación italiana y relata el matrimonio del sobrino de un viejo príncipe con la hija de un comerciante plebeyo de la región.

Frente al inevitable ascenso de la burguesía, el añoso noble decide promover este matrimonio con el propósito de insertar a su clase social en decadencia con sus enemigos mortales convertidos en la nueva fuerza política dominante. Desde entonces se usa la expresión “gatopardismo” para señalar la actitud de “cambiar todo para que las cosas sigan iguales", tal como lo proclama reiteradamente el personaje de la novela, en el marco del pacto con el enemigo político tradicional. El “gatopardismo” es la filosofía de quienes piensan que es preciso que algo cambie para que todo siga igual.

El efecto Lampedusa, del que se habla a veces, consiste en hacer las cosas de modo que algo mute para que lo demás permanezca intocado en la organización social. Se refiere a reformas meramente cosméticas, ociosas o de distracción que se proponen para mantener incólumes los privilegios sociales y económicos de los manipuladores de esas reformas de epidermis.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El autor del blog no se hace responsable por los comentarios emitidos por los lectores. Gracias.