"La libertad es el derecho que tiene todo hombre a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía" José Marti, político liberal, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano.

DROGAS Y EXTERMINIOS

 Por Aurelio Nicolella

Encautación policial de cocaína
Dicen que el ser humano es el único animal sobre la faz de la tierra que tiende a autodestruirse para poder sobrevivir. Así hubo tantas guerras incomprensibles, como si alguna no lo fuera, con el único fin de exterminar al enemigo, que siempre fue su semejante.
El efecto exterminador del hombre ha mutado, del palo de las cavernas que se usaba para matar y defenderse de su prójimo, se pasó a las armas más sofisticadas que hoy todos conocemos.
Durante largo tiempo en la historia de la humanidad el problema fue siempre achacado a la sobrepoblación mundial y a la falta de alimentos, entonces la guerra, venia como anillo al dedo, tenía una razón de ser, era una manera de contención a dicha superpoblación y de paso era la dominación de una culturas sobre otra.
Bloqueo colonial europeo al puerto de Shangai
Así, comenzaba a aparecer una nueva forma de dominación, que se vio patente en la “La Guerra del Opio” en donde una Inglaterra aliada al mundo occidental enfrento a la China en la segunda mitad del siglo XIX, por la demanda de los imperios coloniales de la época era contrabandear el opio de la India a la China, con el fin de dominar las riquezas chinas, ello demuestra como se podía usar las drogas para influir en la situación interna de las naciones, presionando sobre su evolución interna con el fin de dominarlas.
El mundo imperialista, aprendió la lección y se puede decir que desde hace más de cincuenta años, al globalizarse, se convirtió en una aldea, todo ello contribuyo, la inmensa revolución tecnológica que la humanidad inició a andar desde terminada la segunda contienda mundial del siglo pasado.
Pero ya las armas no estaban bien vistas usarlas contra los semejantes, menos aún en nuestro propio barrio y entonces otras formas de dominación de clases era necesario fomentar, y así el imperio de la clase dominante instrumento un arma mucho más letal, permitió que la droga o estupefacientes como quiera llamársele entrara en todas las sociedades, principalmente en las del primer mundo y más aún en la de los países periféricos como la Argentina.
Desbaratamiento de una narcobanda
Gusta o no la droga, termina siendo eso, una forma de exterminio de la sociedad, la sufren las capas sociales menos protegidas de este mundo aldea, dichos estamentos poblacionales son lo que terminan siendo sometidos por las minorías dominantes. Así tenemos poblaciones de nuestras ciudades en donde en sus arrabales los jóvenes terminan muriendo por los efectos de esos estupefacientes que siempre terminan siendo producto de las pingües ganancias de corruptos policías, jueces, políticos y gobernantes.
La sociedad, la Argentina no es ajena, se acostumbro a vivir con ello, así la noticia televisiva, radial o gráfica en donde se informa del desbaratamiento de una banda de narcotraficantes o de la corrupción imperante en torno al tema de la droga, no hace mella en la conciencia ciudadana, asistimos así a la disgregación de la sociedad, la familia y lo peor las instituciones ciudadanas.
Tengamos en cuenta que hoy en día en narcotráfico es estimado como uno de los principales retos de nuestra humanidad, la propia Argentina dejo de ser un país de paso de droga para convertirse en un país de consumo.
Pero así nos encontramos con estados prendiendo combatir al narcotráfico, medidas estas que lo único que hacen es que el mismo crezca año tras año.
Argentina país de consumo de drogas
Así países como Estados Unidos de América se autoproclaman gendarmes del mundo, denunciando a gobiernos u organizaciones que no son del agrado de los países poderosos, se planifican y producen invasiones, violando la soberanía de los estados.
En el medio de todo ello se reprimen a los sectores más débiles y pobres de esta larga serie y usan este tema como una cuestión clave para demonizar dirigentes, pueblos o naciones, aprovechando el accionar de organizaciones mafioso-delictivas que viven de este vil negocio, con o sin acuerdo con esas agencias imperiales, que a la larga son los principales beneficiarios y promotores de dicho exterminio.

Aurelio Nicolella, nació en Lanús, Provincia de Buenos Aires, el día 11 de septiembre de 1962, es abogado, docente universitario, escritor, pensador e investigador histórico.


  

1 comentario:

  1. DE una u otra manera la droga destruye, incluso a los que no la consumen y hasta intentan ombatirla utópicamente.

    ResponderEliminar

El autor del blog no se hace responsable por los comentarios emitidos por los lectores. Gracias.