"La libertad es el derecho que tiene todo hombre a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía" José Marti, político liberal, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano.

LO QUE LE SALE AL ESTADO ARGENTINO LA IGLESIA CATÓLICA



Por Aurelio Nicolella

Debemos saber que un concordato es un acuerdo entre la Iglesia Católica Apostólica Romana y un Estado Nacional soberano para regular las relaciones entre ellos, en materias de mutuo interés.

Plaza San Pedro
Nuestro país, la República Argentina, aunque garantiza la libertad de culto (artículo 14 de la Constitución Nacional), le reconoce a la Iglesia Católica Apostólica Romana un estatus jurídico diferente con relación a las demás confesiones religiosas, según la constitución argentina es así como lo dispone en su articulo, por lo cual el Estado Nacional se compromete a sostenerla y según el ordenamiento jurídico en el Código Civil, es jurídicamente asimilable a un ente de derecho público no estatal, siendo este un caso, casi único en el mundo occidental, ya que Brasil, que es el país con mayor numero de católicos en el mundo, es un estado laico, igual que México, Uruguay, Chile y Venezuela entre otros, en donde la iglesia esta separada del estado.

Cabe acotar que ello no configura que el catolicismo romano sea la religión oficial del estado, pero existe entre la Santa Sede y la Argentina la firma de un concordato que regula las relaciones entre el Estado y la Iglesia católica. Son pocos países que han firmado dicho documento entre ellos Italia, España, Portugal y Colombia en América Latina. En cambio otros países, como el caso especifico de Francia, de mayoría católica, su legislación interna basada en la “ley de Separación del Estado de diciembre de 1905 prohibe especialmente reconocer o firmar concordatos con comunidades religiosas, declarando que Francia es un estado laico, secular con libertad religiosa, todo ello como un derecho constitucional.

El concordato firmado por Argentina y la Santa Sede, ha sido puesto en tabla de juicio justamente por algunos católicos que ven en ello un freno a la estabilidad del catolicismo ya que proporciona solo privilegios para la cúpula de la institución religiosa, haciendo que dicha jerarquía eclesiástica, se constituya en simples empleados del estado por percibir sumas de dinero provenientes de las arcas públicas. Se suele manifestar que sin la existencia de dicho instrumento la Iglesia podría buscar su autonomía respecto del estado, la cual hoy en cierta manera carece.

El concordato y los acuerdos no son uno, sino, una segundilla de leyes y decretos por parte del gobierno argentino de turno a fin de satisfacer lo que a veces se reclamaba desde el Vaticano. Es así, que “El concordato” fue suscripto por ambos estados el día 10 de octubre de 1966, durante el gobierno militar de la llamada Revolución Argentina, presidida por el General Juan Carlos Ongania, quien solía realizar en los primeros años de gobierno peregrinaciones personales a pie a la Basílica de Luján. Dicho Acuerdo con la Santa Sede, que fue ratificado por la Ley N° 17.032 el día 23 de noviembre de 1966, entre sus disposiciones manifiesta el procedimiento por el cual se nombraran Arzobispos y Obispos, pero lo curioso de todo ello es que las diligencias se realizaran en estricto secreto sin publicidad extramuros, o sea quedando al margen la opinión pública, no solo la de cualquier católico sino la del público en general.

También bajo otro régimen militar ya se había firmado el Acuerdo con la Santa Sede, pero esta vez en lo concerniente a la Jurisdicción Castrense y Asistencia Religiosa en las Fuerzas Armadas. El mismo fue firmado el día 28 de junio de 1957 y fue ratificado por Decreto Ley 7.623/57 el día 5 de julio de 1957 y se lo “aggiorno” mediante Intercambio de Notas diplomáticas entre los dos estados en el año 1992.

Ya en el último régimen militar se firmaron y ratificaron con la Santa Sede los acuerdos pero de sostenimiento del culto católico que hasta ese momento eran imprecisos y vagos, al decir de las jerarquía católica, ya que no precisaban los montos de dinero que debían ser erogados a la cúpula eclesial. Es así que mediante la ley 21.540, del 25 de noviembre de 1977, se establecen los requisitos para las asignaciones a Arzobispos, Obispos y Auxiliares eméritos. Por medio de la ley 21.950, del 7 de marzo de 1979, se establece la remuneración que deberá percibir los Arzobispos, Obispos y Auxiliares, tomando como equiparación un porcentaje del sueldo del magistrado. Mientras tanto por intermedio del Decreto 1991, del año 1980, promulgado el día 6 de octubre de mismo año, se sanciona el sistema de “Otorgamiento de Pasajes a Representantes del Culto Católico”.

Habiendo quedado fuera Vicarios Capitulares y Administradores Apostólicos, en la Ley 21.950, ya manifestada, se los incluye a través de la ley 22.552 del 18 de marzo de 1982. A pocos día de que se votara por el retorno de la democracia en Argentina y como premio al silencio por la cúpula de la Iglesia durante los llamados años de plomo, ante un reclamo de la ortodoxia (conservadora) en uno de sus últimos actos de la C.A.L. (Consejo de Asesoramiento Legislativo), el pseudo congreso de la dictadura militar se sanciona la ley 22.950, el día 14 de octubre de 1983, sobre el “Sostenimiento para la Formación del Clero de Nacionalidad Argentina”.

Demás esta decir que todas estas leyes y decretos son prebendas que surgieron de gobiernos “de-facto”, por lo tanto no existieron consultas, encuestas, estudios, análisis; como tampoco no se debatieron ideas, ni se intercambiaron opiniones, se dejo de lado a la población e incluso a miles de católicos que hasta hoy en día no ven con buenos ojos que su religión sea solventada por el estado. Es que guste o no, esto conlleva a pensar que la misma institución religiosa se encuentra atada en cierta manera al gobierno de turno, ésta es una de las razones del porque la Iglesia Católica Argentina fuera tan poco combativa contra la dictadura militar y sus aberraciones; a diferencia de la Iglesia Católica Chilena, en donde al frente de la misma estaba el Cardenal Raúl Silva Henríquez, acérrimo defensor de los derechos humanos, durante el Régimen Militar del General Augusto Pinochet, como ya dijimos la iglesia y el estado en Chile se encuentran separados desde 1925, año en que el Presidente Arturo Alessandri y el Arzobispo Crescente Errázuriz, llegaron al acuerdo de separar a la Iglesia del Estado chileno en la constitución.

Pero volviendo al sostenimiento de la Iglesia Católica Argentina por el estado, se calcula que el tesoro nacional para el año 2008 desembolso solo entre sueldos por concordato, sostenimiento de culto, ayudas, contribuciones, manutención edilicia de algunos templos declarados monumentos nacionales, cifras millonarias en pesos, de la cual no se rinden cuentas tanto de quien la recibe como de quien la da, por eso no se sabe a cierta exacta el monto preciso.

Quedan excluidos los subsidios estatales a los establecimientos escolares de la comunidad ya que este subsidio lo perciben también otras comunidades religiosas del país y/o educativas laicas.

Cabe entonces la reflexión, no sería mejor que la Iglesia Católica deje de percibir los subsidios que le entrega el estado argentino y que sean sus propios fieles los que la sostengan a través de su contribución, haría que la misma se encuentre más libre para poder opinar y en todo caso haría más creíble su opinión sobre la sociedad. Los acuerdos entre Santa Sede y nuestro país deben adecuarse a una realidad hoy existente, la religión no puede ser financiada en pleno siglo XXI por el estado, debe ser autónoma, tanto en su pensamiento como en su desenvolvimiento económico. Además, el concordato hoy vigente, nada dice sobre las conductas personales de sus integrantes o a quienes ella va destinada.

Normativa vigente:

Acuerdos con la Santa Sede

Suscripto: 10/10/66

Acuerdo entre la República Argentina y la Santa Sede suscripto el 10 de octubre de 1966 y ratificado por Ley N° 17.032 (23/11/66).

"(...) Antes de proceder al nombramiento de Arzobispos y Obispos residenciales, de prelados o de coadjutores con derechos a sucesión, la Santa Sede comunicará al Gobierno Argentino el nombre de la persona elegida para conocer si existen objeciones de carácter político general en contra de la misma.

El Gobierno argentino dará su contestación dentro de los 30 días. Transcurrido dicho término el silencio del Gobierno se interpretará en el sentido de que no tiene objeciones que oponer al nombramiento. Todas estas diligencias se cumplirán en el más estricto secreto. (...)"

Suscripto: 28/6/57

Acuerdo con la Santa Sede sobre Jurisdicción Castrense y Asistencia Religiosa en las Fuerzas Armadas, suscripto el 28/06/57, ratificado por Decreto Ley 7.623/57 (05/07/57) y modificado mediante Intercambio de Notas en 1992.

"(...) Si algún Capellán debiere ser sometido a procedimiento penal o disciplinario de parte de la autoridad militar, ésta pondrá en conocimiento de todo (a)l Obispo Castrense y dispondrá, de acuerdo con el mismo Obispo, que la sanción se cumpla en el lugar y forma más convenientes.

El Obispo Castrense podrá suspender o destituir por causas canónicas y ad normam Iuris Canonici a los Capellanes Militares, debiendo comunicar la providencia tomada al Ministerio correspondiente que les declarará en disponibilidad en el primer caso o les dará de baja en el segundo.

Los Capellanes Militares están además sometidos ratione loci a la disciplina y vigilancia de los Ordinarios diocesanos, quienes, en caso de infracción, informarán al Obispo Castrense, pudiendo ellos mismos, si fuere urgente, tomar las medidas canónicas necesarias, dando aviso inmediato al Obispo Castrense.

Artículo 10 º.- La jurisdicción del Obispo Castrense y de los Capellanes es personal, se extiende a todos los militares de Tierra, Mar y Aire en servicio activo, a sus esposas, hijos, familiares y personal doméstico que conviven con ellos en los establecimientos militares, a los cadetes de las instituciones de formación y aspirantes de los institutos de suboficiales y a todos los religiosos y civiles que de manera estable viven en los hospitales militares o en otras instituciones o lugares reservados a los militares. (...)"

Sostenimiento de Culto

Ley 21.540 (25/11/77)

Asignación a Arzobispos, Obispos y Auxiliares eméritos.

"Artículo 1º .- Los Arzobispos y Obispos con jurisdicción sobre Arquidiócesis, Diócesis, Prelaturas o Exarcados del Culto Católico Apostólico Romano, y el Vicario Castrense para las Fuerzas Armadas, que cesen en dichos cargos por razones de edad o de invalidez, gozarán de una asignación mensual y vitalicia equivalente al setenta por ciento (70%) de la remuneración fijada al cargo de Juez Nacional de Primera Instancia en el Presupuesto General de la Administración Pública Nacional.

Artículo 2º .- Los Obispos Auxiliares de Arquidiócesis, Diócesis, Prelaturas o Exarcados del Culto Católico Apostólico Romano, el Pro-Vicario Castrense para las Fuerzas Armadas con dignidad episcopal, y los Obispos Auxiliares para las Fuerzas Armadas, que cesen en dichos cargos por razones de edad o de invalidez, gozarán de una asignación mensual vitalicia equivalente al sesenta por ciento (60%) de la remuneración fijada al cargo de Juez Nacional de Primera Instancia en el Presupuesto General de la Administración Pública Nacional.

Artículo 3º .- Gozarán de esta asignación los prelados mencionados en los artículos anteriores, que acrediten setenta y cinco (75) años de edad o incapacidad, y que hubiesen cesado en sus cargos por alguna de dichas causales.

Artículo 4º .- El gasto que demande el cumplimiento de esta ley se imputará al artículo 3º de la Ley 18.748.

Artículo 5º .- La asignación será móvil, y su reajuste se efectuará cada vez que se modifique la remuneración correspondiente al cargo de Juez Nacional de Primera Instancia.

Artículo 6º .- El goce de esta asignación será incompatible con toda jubilación, pensión, retiro, beneficio graciable o sueldo nacional, provincial o municipal, sin perjuicio del derecho de los interesados a optar por aquélla o los otros beneficios, según les resulte más favorable.

Para tener derecho al goce de esas asignaciones es condición que el beneficiario resida en el país.

(...)

Firmado: VIDELA"

Ley 21.950 (7/3/79)

Asignación a Arzobispos, Obispos y Auxiliares.

"Artículo 1º .- Los Arzobispos y Obispos con jurisdicción sobre Arquidiócesis, Diócesis, Prelaturas, Eparquías y Exarcados del Culto Católico Apostólico Romano gozarán de una asignación mensual equivalente al 80 % de la remuneración fijada para el cargo de Juez Nacional de Primera Instancia, hasta que cesen en dichos cargos.

Artículo 2º .- Los Obispos Auxiliares de las jurisdicciones señaladas en el Artículo 1º y el Secretario General del Episcopado tendrán una asignación mensual equivalente al 70 % de la remuneración fijada para el cargo de Juez Nacional de Primera Instancia, hasta que cesen en dichos cargos.

Artículo 3º .- El goce de este beneficio será incompatible con toda otra asignación o sueldo nacional, provincial o municipal, sin perjuicio del derecho de los interesados a optar por la prestación que les resultare más favorable.

Artículo 4º .- El gasto que demande el cumplimiento de la presente ley será imputado a Rentas Generales.

(...)

Firmado: VIDELA, MARTINEZ DE HOZ, PASTOR"

Ley 22.552 (18/3/82)

Inclusión de Vicarios Capitulares y Administradores Apostólicos en la Ley 21.950.

"Artículo 1º .- En los casos de vacancia de la titularidad producida en las Arquidiócesis, Diócesis, Prelaturas, Eparquías y Exarcados del Culto Católico Apostólico Romano, y hasta tanto se designe nuevo Diocesano, los Vicarios Capitulares o los Administradores Apostólicos con jurisdicción en las misma, recibirán la asignación mensual a que se refiere el artículo 1º de la Ley Nº 21.950.

(...)

Firmado: GALTIERI, ALEMANN, COSTA MENDEZ"

Ley 22.950 (14/10/83)

Sostenimiento para la Formación del Clero de Nacionalidad Argentina.

"Artículo 1º .- El Gobierno Nacional contribuirá a la formación del Clero Diocesano, para lo cual los señores Obispos residenciales o quienes hagan canónicamente sus veces percibirán en concepto de sostenimiento mensual por cada alumno de nacionalidad argentina del Seminario Mayor perteneciente a la propia jurisdicción eclesiástica, el equivalente al monto que corresponda a la Categoría 10 del Escalafón del Personal Civil de la Administración Pública Nacional.

Artículo 2º .- El beneficio a que se refiere el Artículo 1º será concedido con la misma finalidad y en las mismas condiciones a los Superiores Provinciales de las siguientes Ordenes preconstitucionales: Mercedarios, Dominicos, Orden de Frailes Menores (Franciscanos), Compañía de Jesús (Jesuitas); y a la Congregación Salesiana de San Juan Bosco.

Artículo 3º .- Los Diocesanos y Superiores Provinciales comprendidos en el Artículo 2º, que a la sanción de la presente ley gozaren de beneficios otorgados por leyes provinciales destinados a la formación de los alumnos de Seminarios Mayores, deberán optar por el régimen de sostenimiento a percibir.

Artículo 4º .- El gasto que demande el cumplimiento de la presente ley será imputado a Rentas Generales.

(...)

Firmado: BIGNONE, AGUIRRE LANARI, WEHBE"

Decreto 1.991/80 (06/10/80)

Otorgamiento de Pasajes a Representantes del Culto Católico.

"Artículo 1º .- Las solicitudes de pasajes de los Señores Arquidiocesanos, Diocesanos, Obispos Auxiliares, Superiores de Órdenes y Congregaciones Religiosas, miembros del Clero Secular y Regular, religiosos y religiosas, que necesitan viajar al exterior o desde el exterior al país o dentro del territorio nacional, por razones de su ministerio, serán presentadas al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

Artículo 2º .- Igual tratamiento se aplicará a los Laicos que se hallan investidos con los Sagrados Ministerios, catequistas y a los seglares dirigentes de Asociaciones y Movimientos de la Iglesia Católica Apostólica Romana. (...)

Firmado: VIDELA, PASTOR."

Aurelio Nicolella, nació en Lanús, Provincia de Buenos Aires, el día 11 de septiembre de 1962, es abogado.

1 comentario:

  1. Y después critican los subsidios de fútbol para todos donde es veraz el total del aporte total, es muy distinto a que la iglesia no quiera mostrar cuanto recibe, porque vería a cuántos pobres le saca la felicidad de su futuro, creo que deberían tener un poco más de fe la propia iglesia y rechazar todo emonumento otorgado por el estado hacia los cleros.

    ResponderEliminar

El autor del blog no se hace responsable por los comentarios emitidos por los lectores. Gracias.